¡No des la espalda a tu Evaluación de Aspectos Ambientales!

A ver si te suena esto…

Una empresa que ha dado el paso de incorporar la gestión ambiental en su actividad. Se propuso implantar un SGA y lo consiguió. Ha definido su política, ha elaborado procedimientos, ha comunicado debidamente el sistema, sus aspectos ambientales están identificados, el personal formado, … y ahora toca empezar a funcionar con él.

Primer paso: conocer el peso que tienen tus aspectos ambientales para saber en dónde debe priorizar sus actuaciones. Para ello va a evaluarlos con una estupenda sistemática que ha desarrollado… Procede y… ,oh, no!… ¡le salen un montón de aspectos significativos!… ¡Esto no puede ser!… ¡Hay que cambiar estos resultados!… La empresa tiene que parecer excelente. Que salgan más de 3 o 4 aspectos significativos, no es posible…

… ¿Y entonces? ¿qué hacemos?… Ya está!… ¡Hay cambiar los criterios de evaluación! Hay que definir nuevos criterios, variar los rangos de puntuación,… lo que sea, con tal de que parezca que somos lo mejor, de lo mejor, en gestión ambiental.

¿Te suena? ¿Lo has vivido directa o indirectamente?… ¿Has optado alguna vez por dar rápidamente marcha atrás y modificar todo un procedimiento con tal de que apenas salgan un par de aspectos ambientales relevantes? ¿Has tirado abajo tu sistemática por “salir guapo” en la foto de auditoría?

Situaciones como estas, doy fe de que, “habelas, hainas” (como dicen en mi tierra), y déjame que te diga que ¡es un error garrafal!

Preocuparnos más por el hecho de que nuestros registros ofrezcan una “buena imagen” de nuestra gestión, que por sacar partido de toda la información que nos reportan esos mismos registros, es privar a la empresa de los beneficios más importantes de la gestión ambiental.

¿Dejas en manos del azar tu selección de aspectos significativos?

evaluación de aspectos ambientales

Sigue leyendo

Anuncios

6 errores fatales que debes evitar para que tu Gestión Ambiental alcance el éxito

Ya lo he dicho muchísimas veces (y no, no me cansaré de repetirlo!…), la gestión ambiental aporta importantes beneficios a las organizaciones, incluyendo, por supuesto, los económicos. El vehículo que normalmente utilizamos para implementar este tipo de gestión son los Sistemas de Gestión Ambiental, una potente herramienta que nos lleva a alcanzar todas esas bondades que la gestión de este aspecto de nuestra empresa puede llegar a reportarnos.

Pero el éxito de la gestión ambiental, la consecución de esas ventajas, depende de muchos aspectos, y hay errores, tristemente frecuentes, que acaban tirando por la borda todo su potencial. Además de procedimentar adecuadamente determinados aspectos de tu organización y cubrir los distintos requisitos que te exija el estándar que hayas tomado de referencia (si es que te has decidido por una gestión ambiental guiada y certificable), hay otros puntos que debes tomar en cuenta para que esa gestión se convierta en la potente herramienta de mejora que puede llegar a ser.

Si te has propuesto optimizar la gestión de tu empresa incorporando la gestión ambiental en su estrategia, y quieres extraerle el máximo beneficio, deberás evitar a toda costa caer en estos errores para poder alcanzar tus objetivos y poder percibir, en poco tiempo, los retornos de tu inversión.

Si has implantado un sistema de gestión ambiental, y lo único que has obtenido de él es un bonito certificado que cuelga en el hall de tu empresa, seguro estás cometiendo alguno de estos errores que impiden su correcto funcionamiento.

Aquí tienes los seis errores más comunes y que deberías evitar para que tu gestión ambiental funcione y aporte valor a la empresa, mucho más allá de una mera Certificación ¿Quieres conocerlos?

¿Por qué mi gestión ambiental no me aporta beneficios?

errores-en-gestion-ambiental

Sigue leyendo

NUEVA OPORTUNIDAD PARA ENSALZAR LA GESTIÓN AMBIENTAL

Hoy tenemos celebración. Llegamos, como cada 5 de junio, a una nueva edición del Día Mundial del Medio Ambiente (DMMA).

Como digo siempre, todos los días del año deberían ser el Día del Medio Ambiente, ya que todos los días convivimos y necesitamos de él, ya que nuestra subsistencia está en la suya propia, ya que nos servimos de él para desarrollar todos los aspectos de nuestra vida, y, aún siendo la especie más inteligente y desarrollada, sin él no existiríamos. Pero, como seguimos sin equilibrar nuestro desarrollo con el suyo, será necesario que, al menos, una vez al año tomemos conciencia de su existencia y de cómo la nuestra depende de ella.

La razón del Día Mundial del Medio Ambiente está en la situación de “discriminación” que generamos para con él. Si nuestra relación con el medio fuese de equilibrio, obviamente no sería necesario que, año tras año, dedicáramos una de nuestras jornadas anuales a ensalzarlo y ponerlo en valor.

Se trata de una acción que, por desgracia, es realmente muy necesaria para que, al menos un día, dirijamos nuestra atención hacia él, y nos hagamos conscientes del “mal trato” que le estamos dando.

Seguro que ya sabrás que, el 5 de junio, lo eligió la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 para convertirlo en su principal vehículo para la sensibilización en la importancia del Medio Ambiente, en una herramienta para impulsar la atención y la acción política, y que a lo largo de estos más de 40 años de conmemoración, ha crecido hasta convertirse en una plataforma mundial que se celebra en más de 100 países. Es un nexo de unión entre las personas en pro del Medio Ambiente que permite unir acciones individuales para transformarlas en una gran acción colectiva que genere un fuerte impacto positivo en el planeta.

¿Te unes a la fiesta?

noti-wed-dmma

Sigue leyendo

SOBRE LA INJUSTA “MALA FAMA” DE LOS SISTEMAS DE GESTIÓN

ISO 9001, ISO 14001, OHSAS, EMAS, ISO 5001, ISO 22000, ISO/TS 16949, …  y otros muchos referenciales para la implantación de Sistemas de Gestión, están concebidos como herramientas para las empresas, que ayudan a mantener y mejorar los niveles de eficiencia en las distintas áreas a las que se refieren (Calidad, Medio Ambiente, PRL, Energía, Seguridad Alimentaria, …). Nos ofrecen, todas ellas, la posibilidad de trabajar mejor, ni más, ni menos.

La metodología, la sistemática, el orden, la trazabilidad, la medición, el seguimiento, … son elementos que constituyen la base de estas normas y que contribuyen claramente, y de forma decisiva, a incrementar la eficiencia y eficacia de nuestros procesos productivos.

Todas aportan útiles para reducir costes, innovar, fiabilizar nuestros productos, controlar los riesgos, mejorar el ambiente de trabajo y optimizar nuestros recursos. Todas producen ahorros y facilitan el trabajo, y sin embargo, a pesar de que nos ayudan a ser mejores, la mayor parte de las organizaciones siguen viéndolas aún, como un “marrón” que es necesario soportar para continuar en el mercado, una carga inherente al desarrollo de una actividad empresarial en la sociedad actual o, como todo lo contrario al objetivo principal de éstas, como puro papeleo que complica el trabajo en la empresa y compromete su productividad.

Llama la atención una divergencia tan pronunciada entre la concepción y la percepción. ¿Por qué un elemento creado para ayudar y mejorar acaba siendo visto como una barrera en nuestra actividad?. ¿Son los sistemas de gestión una mera cuestión de papeleo o somos nosotros mismos los que limitamos su utilidad?.

Me declaro fan incondicional de los Sistemas de Gestión, adepta de la mejora contínua, y siendo tan clara para mí la gran utilidad de estos elementos en las organizaciones, me pregunto a menudo el porqué de esta controversia, qué es lo que lleva a que se infravaloren estas, en mi opinión, preciadas y valiosas herramientas y por qué razón, siendo sus cualidades tan patentes para mí, no parece ser siempre así en el entorno empresarial.

¿Falla la herramienta, o hacemos un mal uso de ella?

mal_uso_herramienta

Sigue leyendo

DIME QUÉ TIRASTE Y TE DIRÉ QUIÉN ERES

Los residuos vuelven a la palestra. Tras su salida a escena, allá por los años 90, cuando empezamos a darnos cuenta de que nos quedábamos sin “alfombras” para esconderlos, ahora vuelven a primera línea bajo el término “Economía circular”.

Desde aquel entonces, cambiaron muchas cosas en este sector, nos hicimos conscientes de que los vertederos no eran una buena forma de liberarnos de los residuos, porque aunque los escondamos no desaparecen, nos familiarizamos con las recogidas selectivas, aprendimos la regla de las 3 R, nos hicimos conscientes de que eran un problema, vivimos unas cuantas muy malas experiencias (como el caso del vertedero de Bens en A Coruña), elaboramos mucha, mucha nueva legislación, decoramos nuestras calles con contenedores de colores, y hablamos largo y tendido de lo importante que era Prevenir su generación… sin embargo, año tras año, hemos seguido “increscendo” la producción en nuestra eficiente factoría de basura y parece, que lo único que ha conseguido echar un poco el freno a nuestra desenfrenada producción, como en todos los sectores, ha sido la crisis económica.

Y es que los residuos son consecuencia directa de nuestro modo de vida. Somos nosotros los que los generamos todos los días de nuestra existencia, desde el mismo momento en que aterrizamos aquí. Nos acompañan allá a donde vayamos, son un fiel reflejo de nosotros mismos, “diseñados” y generados  a nuestra imagen y semejanza.

¿Son los residuos, entonces, el reflejo de nuestra “esencia”?

mirarse_al_espejo

Sigue leyendo

Se aproxima el Gran Día…UNA OPORTUNIDAD PARA ENSALZAR LA GESTIÓN AMBIENTAL

En poco más de una semana llega una gran celebración: El Día Mundial del Medio Ambiente (DMMA). Obviamente, todos los días del año deberían ser el Día del Medio Ambiente, no sólo para los que nos dedicamos a esta área, sino, para cualquiera de los que habitamos este planeta, y nos servimos de él para desarrollar todos los aspectos de nuestra vida.

Pero, había que elegir un día para rendir homenaje al elemento que nos sustenta, a nuestra fuente de recursos, y ese día fue el 5 de junio. Lo eligió la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 y lo convirtió en su principal vehículo para la sensibilización en la importancia del Medio Ambiente, en una herramienta para impulsar la atención y la acción política. A lo largo de estos más de 40 años de conmemoración, ha crecido hasta convertirse en una plataforma mundial que se celebra en más de 100 países. Es un nexo de unión entre las personas en pro del Medio Ambiente: une acciones individuales para transformarlas en una gran acción colectiva que genera un fuerte impacto positivo en el planeta.

“A pesar de que las decisiones individuales pueden parecer insignificantes a la luz de las amenazas y tendencias mundiales, cuando miles de millones de personas se unen con un propósito común, pueden marcar una gran diferencia”.

Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-Moon

Este año, el tema elegido es el uso eficiente de los recursos y, la producción y consumo sostenible, en el contexto de la capacidad regeneradora del planeta. El eslogan:

“Siete mil millones de sueños. Un solo planeta. Consume con moderación”.

Buena temática para los tiempos que vivimos. A pesar de llevar tantos años intentando concienciar en la necesidad de proteger y salvaguardar nuestra fuente de recursos, se sigue consumiendo muchos más de lo que el planeta puede proporcionar de forma sostenible. Muchos siguen anclados en la concepción del Medio Ambiente como fuente “inagotable” de recursos, algo de lo que, hace mucho tiempo, nos dimos cuenta que era una idea que nada tiene que ver con la realidad. Un gran número de ecosistemas terrestres están llegando a su punto límite de agotamiento debido al crecimiento de la población y el desarrollo económico. Pero desarrollo económico y desastre ecológico no tienen porqué estar necesariamente ligados. Hay otras formas de consumir, de desarrollarnos y de prosperar, sin que ello tenga que suponer un elevado coste para el planeta. Tener en cuenta los límites del Medio Ambiente, consumir con moderación e incorporar el desarrollo sostenible a nuestro estilo de vida para asegurar un futuro saludable, es el centro de la campaña de este DMMA 2015.

Si te dedicas a la Gestión Ambiental, este día es una gran oportunidad para poner en valor el trabajo que realizas en tu organización, para recordarles a todos aquellos que trabajan contigo, que tienen a su disposición la herramienta necesaria para su colaboración activa en la protección ambiental, que en su empresa, industria u organización se preocupan de llevar a cabo un desarrollo sostenible, que son conscientes de la importancia de este hecho para alcanzar el liderazgo en la sociedad de hoy en día, y que se pueden valer de la Gestión Ambiental para mejorar aspectos ambientales de su lugar de trabajo y minimizar los impactos negativos del desarrollo económico. Es un buen momento para agradecer a todos los trabajadores su participación activa en la gestión ambiental de la empresa.

¿Cómo vas a celebrarlo?

DMMA_2015

Sigue leyendo

LOS TRABAJADORES, LLAVE PARA ABRIR LAS PUERTAS A LA NUEVA GESTIÓN. Ideas para involucrar en la Gestión Ambiental

Cuando asumes la responsabilidad de implementar una nueva sistemática de gestión en una organización (llámese ISO 9001, ISO 14001, OHSAS 18001, ISO 22000, 5S, Lean, …), hay puertas importantes que tienes que conseguir abrir, si quieres alcanzar la máxima eficacia de ese nuevo sistema de gestión.

A menudo se habla de la implicación de la Dirección como una de las llaves imprescindibles para franquear las dificultades que surgen en la introducción de estos cambios, y es éste un aspecto al que tengo intención de dedicarle algún artículo en este espacio, porque, es sin duda, una de las grandes vicisitudes con las que nos toca lidiar a los que nos dedicamos a esto. Pero hoy quiero centrarme en los que considero la otra llave al éxito de la implantación. Quiero centrarme en los trabajadores, el elemento humano de las empresas, clave en el funcionamiento de un sistema de gestión, sin el cual, es seguro que no conseguiremos gestionar con éxito ninguna nueva herramienta que implantemos.

La participación de los trabajadores es considerada como elemento esencial en cualquiera de esos estándares a los que nos queramos referir, sin embargo, en la práctica, en muchas organizaciones, no existe un otorgamiento real de esa relevancia que deberían tener, y a menudo, ésta queda limitada a palabras escritas en un manual, un procedimiento o cualquier otro soporte escrito, que no llega a hacerse efectiva tal cual se ha definido.

Por ejemplo, la Norma UNE-EN-ISO 9001:2008, en sus principios de Gestión de la Calidad, se refiere a las personas en los siguientes términos:“El personal, a todos los niveles, es la esencia de una organización y su total compromiso e involucramiento permite que sus capacidades puedan ser utilizadas por el máximo beneficio de la Organización”

La participación de los trabajadores es también considerada esencial para un eficaz funcionamiento del Sistema de Gestión Ambiental (SGA), bien sea en la ISO 14001 o en el Reglamento EMAS, a fin de alcanzar mejoras ambientales permanentes y consolidar en la empresa una política ambiental que ayude a avanzar hacia modelos de producción más sostenibles.

La organización debería reconocer que la participación activa de los trabajadores es una fuerza impulsora y una condición previa para las mejoras ambientales permanentes y con éxito, y un recurso clave en la mejora del comportamiento medioambiental, así como el método correcto para asentar con éxito en la organización el sistema de gestión y auditoría medioambientales”.

Reglamento EMAS

Centrados ahora en la gestión ambiental, y más allá de los instrumentos voluntarios de gestión, es la propia normativa vigente la que determina una serie de derechos y obligaciones de los trabajadores y sus representantes en la gestión ambiental de las empresas. Porque son éstas, cuestiones de las organizaciones que afectan a los trabajadores, tanto como actores que son de la producción, como ciudadanos afectados por los impactos ambientales del desarrollo económico. Resulta, por tanto, totalmente legítimo, el interés de los trabajadores en la sostenibilidad ambiental de la empresa.

Colaborar con la dirección de la empresa para conseguir el establecimiento de cuantas medidas procuren el mantenimiento y el incremento de la productividad, así como la sostenibilidad ambiental de la empresa, si así está pactado en los convenios colectivos

Artículo 64.c del Estatuto de los Trabajadores

La implicación y participación de los trabajadores se hace fundamental para garantizar la eficacia en la implantación y funcionamiento de un SGA. Tanto la planificación, como la propia operatividad del sistema, sólo se desarrollarán de manera eficaz si contamos con la experiencia y el conocimiento de quienes más conocen el proceso productivo.

Sin motivación, no hay participación. Sin participación, no hay éxito.

Todos somos Medio Ambiente

Sigue leyendo