RUIDOOOOOOOO!!!!

Tras un tiempo de desconexión, más largo de lo que me había planteado (y es que… ¡los días pasan volando!) retomo actividad en este rincón de inquietud personal y profesional, hablando de uno de los problemas ambientales que a pesar de su “sonoridad”, parece que pocos escuchamos, y que, en mi caso, he tenido muy presente en estas últimas vacaciones caseras que acabo de pasar (contaré después la causa de ello…)

Residuos, emisiones atmosféricas, consumo de recursos naturales, vertidos,…están más presentes cuando hablamos de gestión ambiental, de problemas de contaminación y de factores que están deteriorando el planeta. Sin embargo, poca atención le dedicamos al Ruido. Como razones de ello, se me ocurren un par: que ignoramos todos los grandes perjuicios que el ruido provoca, tanto en el medio ambiente, como en la salud y, que no tenemos muy claro lo que es, en sí, Ruido.

Más o menos, todos identificamos el ruido como un sonido molesto. Pero pocos somos conscientes que, hasta la más sublime música puede ser concebida como ruido por alguien que, en cierto momento, no desea oírla. La diferencia entre sonido y ruido es, a menudo, subjetiva y sutil. El otorgar a una emisión sonora la categoría de ruido, depende, en muchas ocasiones, de las personas que lo escuchan. La sensibilidad personal frente a ese estímulo, puede tener más peso, en la percepción de las molestias ocasionadas por el ruido, que los niveles alcanzados por el mismo. En cualquier caso, tan dañino es para nuestros oídos y para el Medio Ambiente, 120 dB de un martillo neumático, que los 120 dB del Himno de la alegría de Ludwig van Beethoven.

El Ruido constituye un serio problema de salud pública, ambiental y laboral, y afecta a nuestra vida más allá de lo que imaginamos. De hecho, en los últimos años, se está convirtiendo en la agresión ambiental más inquietante de nuestras ciudades.

¿Estamos haciendo “oídos sordos” a la contaminación acústica?

Contaminacion acustica

Sigue leyendo

Anuncios

Día Mundial del MEDIO AMBIENTE 2017: ¡Mucho que homenajear!

Como cada año, desde 1973, nos llega una nueva celebración del Día Mundial del Medio Ambiente. Es el 5 de junio, el día elegido por las Naciones Unidas, para convertirlo en una herramienta de sensibilización en la importancia del Medio Ambiente y para impulsar la atención y la acción política hacia él.

Es una ocasión para que, al menos, un día al año, todos pongamos el foco en algo tan importante como es la necesidad de cuidar nuestro planeta

Convencida de lo importante que es hacer que este día no pase desapercibido, y siga creciendo como plataforma mundial en pro del Medio Ambiente, este corto artículo de hoy, es una parte de mi pequeña contribución en ese objetivo.

El lema de este año es “Estoy con la Naturaleza”, con Canadá como país anfitrión. Este DMMA 2017 se centra en la conexión de las personas con la naturaleza, intentando que reflexionemos acerca de cómo somos parte integrante del Medio Ambiente y lo mucho que de él dependemos.

Y esta temática que viste la celebración de este año, me hace pensar que tal vez nos estamos equivocando de verbo…

 ¿ESTOY o SOY ?

DMMA_2017

Sigue leyendo

OBSOLESCENCIA PROGRAMADA: ¿Es lícito diseñar para contaminar?

Seguro que en alguna ocasión has pronunciado aquello de “las cosas ya no duran como antes”, o puede que, por la avería de una pequeña pieza en algún aparato, te hayas visto obligado a deshacerte de él sustituyéndolo por uno nuevo, porque tal y como te dijo el técnico “sale más rentable comprar uno nuevo que arreglar este” (¿rentable?… ¿para quién?…). Puede incluso que ni siquiera tuvieras posibilidad de elegir entre arreglarlo o adquirirlo nuevo, porque el propio fabricante ya no daba la opción de conseguir piezas de recambio y puede que, al igual que la gran mayoría, hayas llegado a asumir que estas situaciones son normales, propias del mercado,… ¿será que no sabemos fabricar cosas que duren?

A mí, estas situaciones, me producen verdadera frustración. Verme obligada a tener que desechar como residuo algo que está en buenas condiciones de uso y bien cuidado, consciente de que es una situación provocada por una parte del mercado que se empeña en imponerme el SUPRACONSUMISMO y sabiendo que nuestros sistemas productivos podrían fabricar productos mucho más duraderos pero que no se hace porque no interesa.

Detrás de todo esto está ese “oscuro” concepto de la Obsolescencia programada, del que todos somos víctimas, y que se ha convertido en el motor de nuestra sociedad de consumo.

Pero no creas que esta práctica es algo nuevo. La obsolescencia programada ya viene de muy lejos, por lo menos de hace casi un siglo (ahí es nada!), y lo que ha ocurrido es que cada vez se ha ido aplicando a más y más productos. Te sorprenderá saber ¡la gran diversidad de productos que la llevan impresa en su diseño!.

¿Comprar con garantía de autodestrucción?

obsolescencia programada

Sigue leyendo

El Bueno, el Feo y el Malo de 2016

Pues sí, …ya hemos llegado otra vez hasta aquí! Otro año que se acaba y que como todos, se nos ha pasado volando.

El 2016 nos deja en apenas un día, y nos centramos en prepararnos, con nuestras mejores intenciones, para recibir al nuevo año. Sin pensarlo demasiado y a bote pronto, parece que en este año no hemos hecho nada, pero si te paras a reflexionar un ratito sobre el tema, te das cuenta que el año que se acaba ha cundido más de lo que a priori parecía.

Hacer balance del año que nos deja es un ejercicio muy recomendable en todos los ámbitos, tanto en el profesional como en el personal, porque nos ayuda a hacernos conscientes de todo lo que éste ha dado de sí y de lo que ha supuesto un año más en nuestra vida.

Mi balance personal ya está realizado, así que, toca valorar como ha sido el año 2016 para la Gestión Ambiental, y a ello me pongo en este artículo.

Al igual que hice el año pasado, te quiero contar qué ha sido, para mí, lo Bueno, lo Feo y lo Malo para el Medio Ambiente durante este año que nos deja. Aquellos acontecimientos por los que recordaré el paso del 2016 en mi campo profesional. Pero esta vez, haré una pequeña variación en el orden de los ítems. ¿Por qué?.. Muy sencillo: ¡quiero acabar el año en positivo! Así que, te presento a el Feo, el Malo y el Bueno de 2016!

¿Qué acontecimientos ambientales nos evocará el 2016?

bueno_feo_malo-2016

Sigue leyendo

El “fraude” de la Certificación Ambiental

Si tu actividad profesional tiene algún tipo de relación con la gestión ambiental en las organizaciones, bien porque pilotes esta área en tu empresa, porque seas integrante del equipo que lo gestiona, porque te dedicas a la consultoría en este campo, porque eres auditor de sistemas o porque trabajas para alguna certificadora, estoy segura que lo que te voy a contar, no sólo no te sonará a chino, sino que es muy probable que, de una forma u otra, lo hayas vivido directa o indirectamente, y que tengas experiencias similares a las mías o conozcas o sepas de sitios donde esto es una realidad.

Desearía estar totalmente equivocada en este asunto, y que para nada se estuvieran dando estas circunstancias que voy a relatar, en el mundo empresarial de hoy día, pero la experiencia, tristemente, me dice que no, que esta situación parece ser la tónica habitual en un gran parte del sector y que corremos el riesgo de que acabe siendo representativa de la realidad en la gestión ambiental.

Un gran error que se comete cada vez más en esta área, con orígenes y responsabilidades en las distintas partes que intervienen, y que quiero sacar a la palestra, quizá a modo de “denuncia”, quizá para que alguien me convenza de lo contrario. Así que, si tu experiencia en estas lides demuestra que estoy totalmente equivocada, por favor, házmelo saber!!!

¿Cuánta verdad hay detrás de los sellos de gestión ambiental?

certificacion-ambiental

Sigue leyendo

LO QUE ME MOLESTA DE LA ECONOMÍA CIRCULAR

En la televisión, en la prensa, en la redes sociales, cualquiera de los medios de información que suelo consultar, últimamente parecen invadidos de un nuevo concepto al que llaman ECONOMÍA CIRCULAR.

Se muestra como nuevo “invento” al que proclaman como la solución a muchos de los problemas ambientales del planeta. La gran solución que restaurará el equilibrio perdido entre hombre y naturaleza.

La economía circular, se ha convertido en la palabra de moda, definida como el “último grito” en estrategias económicas y de gestión, en contraposición al modelo de economía lineal, predominante hasta ahora.

Su objetivo es “que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos”, según la propia Fundación para la Economía Circular. Se basa, principalmente, en el principio de ‘cerrar el ciclo de vida’ de los productos, es decir, convertir los hasta ahora considerados residuos, en nuevas materias primas.

Así, con este nuevo modelo de economía, los productos deben ser ya diseñados para poder ser reutilizados y reciclados al final de su vida útil. La aplicación del, más que conocido, Ecodiseño, juega un papel fundamental dentro de la economía circular, pues los productos ya deben estar concebidos desde su origen como elementos en los que, desde la primera pieza hasta la última, pueden reutilizarse o reciclarse una vez terminada su vida útil.

Pues parece cierto que, esto de la economía circular, es una buena herramienta de cara a reducir el fuerte impacto que nuestro modelo de desarrollo actual está causando en el planeta. Dar el paso hacia un nuevo modelo económico que utilice y optimice los materiales y residuos, dándoles una segunda vida, sin duda, es un buen paso. Pero, siendo sincera, hay algún aspecto de este nuevo concepto que no me acaba de convencer.

Economía circular: ¿Economía y Medio Ambiente caminando juntos?

economia-circular

Sigue leyendo

¿ES EL MEDIO AMBIENTE LA “MARIA” DE LAS EMPRESAS?

Que hoy en día la protección ambiental debería estar integrada en la filosofía de las empresas para que éstas puedan hacerse hueco y mantenerse en el mercado, parece que cada vez lo vamos teniendo más claro. Que la normativa ambiental es cada vez más sólida y exigente con las empresas que deben asumir el cumplimiento de un creciente número de requisitos legales a nivel ambiental para ejercer su actividad, no cabe duda. Que en nuestra sociedad  existe cada vez más una preocupación mayor por ejercer un consumo responsable, incorporando criterios ambientales a la hora de realizar la adquisición de nuestros bienes y dando la espalda a aquellas entidades, o productos de las mismas, que siguen creyendo que sus cuestiones económicas están por encima de cualquier aspecto relacionado con el Medio Ambiente, se empieza a notar… Pero ¿qué pasa cuando una empresa decide adaptarse a estas nuevas características del mercado e incorporar la variable ambiental en su gestión?

Sea por presiones externas, por concienciación, por obligaciones impuestas, por necesidades operativas, sea por la razón que sea, las empresas se ven cada vez más obligadas a incorporar la gestión ambiental en su organización. Pero, a la hora de designar a la persona que pilotará esta nueva área de gestión… ¿se molesta en encomendar semejante tarea a un profesional cualificado, como haría si se tratara de cualquier otra rama de la gestión interna o se limita a “endosar” tan relevante tarea al primero que pase por allí?

¿Otorgamos a la función ambiental el peso que le corresponde?

Escala MA_PRL_Q

Sigue leyendo