RUIDOOOOOOOO!!!!

Tras un tiempo de desconexión, más largo de lo que me había planteado (y es que… ¡los días pasan volando!) retomo actividad en este rincón de inquietud personal y profesional, hablando de uno de los problemas ambientales que a pesar de su “sonoridad”, parece que pocos escuchamos, y que, en mi caso, he tenido muy presente en estas últimas vacaciones caseras que acabo de pasar (contaré después la causa de ello…)

Residuos, emisiones atmosféricas, consumo de recursos naturales, vertidos,…están más presentes cuando hablamos de gestión ambiental, de problemas de contaminación y de factores que están deteriorando el planeta. Sin embargo, poca atención le dedicamos al Ruido. Como razones de ello, se me ocurren un par: que ignoramos todos los grandes perjuicios que el ruido provoca, tanto en el medio ambiente, como en la salud y, que no tenemos muy claro lo que es, en sí, Ruido.

Más o menos, todos identificamos el ruido como un sonido molesto. Pero pocos somos conscientes que, hasta la más sublime música puede ser concebida como ruido por alguien que, en cierto momento, no desea oírla. La diferencia entre sonido y ruido es, a menudo, subjetiva y sutil. El otorgar a una emisión sonora la categoría de ruido, depende, en muchas ocasiones, de las personas que lo escuchan. La sensibilidad personal frente a ese estímulo, puede tener más peso, en la percepción de las molestias ocasionadas por el ruido, que los niveles alcanzados por el mismo. En cualquier caso, tan dañino es para nuestros oídos y para el Medio Ambiente, 120 dB de un martillo neumático, que los 120 dB del Himno de la alegría de Ludwig van Beethoven.

El Ruido constituye un serio problema de salud pública, ambiental y laboral, y afecta a nuestra vida más allá de lo que imaginamos. De hecho, en los últimos años, se está convirtiendo en la agresión ambiental más inquietante de nuestras ciudades.

¿Estamos haciendo “oídos sordos” a la contaminación acústica?

Contaminacion acustica

Sigue leyendo

Anuncios

Estudio de la realidad: ¿TENEMOS INTEGRADO EL MEDIO AMBIENTE EN NUESTRA VIDA?

Un aula de formación (en el Centro Integrado de Formación Profesional de Coia, en Vigo), diez alumnos con un variado perfil formativo (Biología, Ingeniería, Químicas, Salud Ambiental, Administración y Finanzas,…), un hilo conductor de 500 horas (la Gestión Ambiental), y en una de las muchas clases, la visualización de un documental (10.000 Millones, de Stephen J. Emmott) … y se “arma” el debate!. Así nació el pequeño estudio que hoy quiero compartir.

La verdad es que, en el transcurso de esas 500 horas de formación, fue bastante continuada la polémica (muy constructiva,… eso sí!), sobre el papel que juega el Medio Ambiente en nuestra sociedad actual, o mejor dicho, sobre la posición en la que, el Hombre de hoy día, ha colocado a la fuente de todos nuestros recursos, a nuestro origen y base de nuestro desarrollo.

¿Es que el ser humano se ha desvinculado del Medio Ambiente y se siente como una especie totalmente ajena e independiente de él?

¿El tono catastrofista de documentales como 10.000 Millones, ayuda a sensibilizar sobre la necesidad de prevenir daños ambientales, y modificar nuestros hábitos, o más bien, da lugar a una actitud derrotista basada en “por qué voy a hacerlo mejor, si no hay solución”?.

¿Asumimos los ciudadanos nuestras responsabilidades, en las problemáticas ambientales que estamos viviendo? ¿No estamos delegando demasiado éstas, en industrias y gobiernos? ¿En qué medida nos consideramos parte fundamental de las soluciones a adoptar?

Queríamos dejar de teorizar y disponer de información que nos permitiese determinar en qué medida, las hipótesis que barajábamos, se ajustaban a nuestra realidad más cercana. Así que, siguiendo aquello de “si no sabes, pregunta”, eso fue lo que hicimos: preguntar.

Un cuestionario de 12 preguntas seleccionadas, enfocadas a determinar el grado de integración y de sensibilización del Medio Ambiente y su problemática, en las personas de nuestro entorno más cercano, fue el disparo de salida de un proyecto de encuesta, que culminó con el informe de valoración de resultados que aquí te presento.

Déjame que te cuente nuestras conclusiones…

¿Está el Medio Ambiente presente en nuestro día a día?

encuesta_ma

Sigue leyendo

¿ES EL MEDIO AMBIENTE LA “MARIA” DE LAS EMPRESAS?

Que hoy en día la protección ambiental debería estar integrada en la filosofía de las empresas para que éstas puedan hacerse hueco y mantenerse en el mercado, parece que cada vez lo vamos teniendo más claro. Que la normativa ambiental es cada vez más sólida y exigente con las empresas que deben asumir el cumplimiento de un creciente número de requisitos legales a nivel ambiental para ejercer su actividad, no cabe duda. Que en nuestra sociedad  existe cada vez más una preocupación mayor por ejercer un consumo responsable, incorporando criterios ambientales a la hora de realizar la adquisición de nuestros bienes y dando la espalda a aquellas entidades, o productos de las mismas, que siguen creyendo que sus cuestiones económicas están por encima de cualquier aspecto relacionado con el Medio Ambiente, se empieza a notar… Pero ¿qué pasa cuando una empresa decide adaptarse a estas nuevas características del mercado e incorporar la variable ambiental en su gestión?

Sea por presiones externas, por concienciación, por obligaciones impuestas, por necesidades operativas, sea por la razón que sea, las empresas se ven cada vez más obligadas a incorporar la gestión ambiental en su organización. Pero, a la hora de designar a la persona que pilotará esta nueva área de gestión… ¿se molesta en encomendar semejante tarea a un profesional cualificado, como haría si se tratara de cualquier otra rama de la gestión interna o se limita a “endosar” tan relevante tarea al primero que pase por allí?

¿Otorgamos a la función ambiental el peso que le corresponde?

Escala MA_PRL_Q

Sigue leyendo

¿EN QUÉ EQUIPO JUEGA LA ADMINISTRACIÓN AMBIENTAL?

Desde mis inicios profesionales he “sufrido” con gran satisfacción un gran crecimiento y desarrollo de la legislación ambiental en nuestro país. “Sufrido” porque me ha tocado en muchas ocasiones, en las empresas que he estado, pilotar la lucha, a veces demasiado en solitario, por el cumplimiento estricto de esa nueva legislación, que a veces, se da de bruces con los intereses económicos de la organización a la que representas. Pero muy satisfecha, porque tanto como profesional de esta área, como persona preocupada y comprometida con la protección ambiental, considero que esta reglamentación es indispensable para alcanzar ese desarrollo sostenible que, cada vez más, muchos reclamamos para nuestra sociedad.

Sin embargo, y a pesar de que la normativa ambiental va aumentando y perfeccionándose continuamente, la aplicación de ésta, creo que sigue siendo bastante deficiente. Si lo que buscamos es prevenir daños al medio ambiente y garantizar unos niveles aceptables de protección de éste, intuyo, viendo a mi alrededor, que más que la promulgación de nuevas normas más exigentes, habría que asegurar la aplicación efectiva de las que ya existen y están en vigor.

En este terreno juega un papel fundamental la función de inspección que tiene que desempeñar la Administración ambiental. En sus manos está verificar y exigir el correcto cumplimiento de los requisitos legales destinados a modificar las prácticas y pautas empresariales responsables del deterioro ambiental.

Doy fe de que esta labor de inspección se realiza, y a veces, incluso, intensamente. Pero ¿es realmente efectiva tal y como se está llevando a cabo? ¿está bien enfocada esa labor de inspección ambiental desempeñada por la Administración?.

Desde la experiencia he ido sacando mis ideas sobre este tema y tengo mis propias teorías sobre lo que está fallando.

¿Vigilamos a quién debemos?

Inspeccion ambiental

Sigue leyendo

PRODUCTOS QUÍMICOS: Ni contigo, ni sin ti…

Liada estos días con el trabajo, y sin poder dedicarme a éste, mi rincón profesional, aprovecho ahora, que ando un poco más liberada, para hablar de un tema que me parece especialmente preocupante, por su amplio alcance y la baja relevancia que le otorgamos en muchos casos, y que ha sido la temática de algunas de las formaciones que he impartido recientemente, con motivo de la entrada en vigor, el pasado 1 de junio, del Reglamento CLP, en lo relativo a las mezclas.

Productos químicos… nos rodean por todas partes, forman parte de la vida cotidiana. En la casa, en los productos de limpieza, la ropa, en nuestro lugar de trabajo, en los cosméticos, en los alimentos como aditivos, en la peluquerías y en el salón de belleza, en la ciudad, e incluso en el campo, con los plaguicidas, herbicidas o abonos… Diariamente estamos en contacto con multitud de productos químicos. Personas de cualquier edad, origen y nivel formativo manejan con frecuencia estos productos, de los que, en la mayoría de los casos, no se conoce con exactitud el posible efecto que pueden llegar a producir sobre el medio ambiente y la salud de las personas, y que a la vez, se han hecho imprescindibles en nuestras vidas.

Además de las potenciales enfermedades y lesiones graves que pueden producir en las personas que los manipulan, los productos químicos han demostrado tener un impacto importante en el medio ambiente, desde el cambio climático hasta la destrucción de la fauna y la flora y la contaminación del agua.

Pero, los productos químicos también tienen su cara amable, pues en muchos casos son esenciales para la vida y también poseen beneficios generalizados y altamente reconocidos. En este sentido, están los fármacos que curan las enfermedades, los productos de limpieza que ayudan a establecer condiciones de vida higiénicas, o aquellos que forman parte de procesos industriales que desarrollan productos importantes para los estándares mundiales de vida. Los productos químicos son también indispensables para tener una vida saludable y gozar de la comodidad moderna.

Así pues, los productos químicos juegan dos roles contradictorios en nuestra sociedad actual. Ni contigo, ni sin ti … El medicamento que salva la vida de un paciente, puede producir efectos adversos en la salud de los trabajadores que intervienen en su fabricación, los productos de limpieza que permiten una higiene adecuada, también pueden afectar negativamente a las personas que trabajan con ellos y al entorno ambiental expuesto a los mismos.

Gobiernos, empresas y trabajadores deben desempeñar una importante tarea en el control de las exposiciones a los productos químicos, así como en la limitación de sus emisiones al medio ambiente. Y con esa idea entre sus principales objetivos, se promulgó el Reglamento CLP (REGLAMENTO (CE) 1272/2008 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas químicas), que introduce en la Unión Europea un nuevo sistema para clasificar y etiquetar productos químicos basado en el Sistema Globalmente Armonizado de las Naciones Unidas (SGA de la ONU).

El Reglamento CLP entró en vigor el 20 de enero de 2009, y a partir del 1 de diciembre de 2010, todas las sustancias se tenían que clasificar, etiquetar y envasar según los criterios del nuevo Reglamento. Pero para las mezclas, (que representan la mayor parte de los productos químicos utilizados en las industrias no químicas), se estableció una moratoria en su entrada en vigor, no siendo hasta este pasado 1 de junio de 2015, el momento en que se han hecho de obligado cumplimiento los requisitos de clasificación, etiquetado y envasado de las mezclas.

¿Qué cambios debemos abordar en la Gestión Ambiental de nuestra empresa, con la nueva reglamentación de productos químicos?

tierra_productosquimicos

Sigue leyendo