¡No des la espalda a tu Evaluación de Aspectos Ambientales!

A ver si te suena esto…

Una empresa que ha dado el paso de incorporar la gestión ambiental en su actividad. Se propuso implantar un SGA y lo consiguió. Ha definido su política, ha elaborado procedimientos, ha comunicado debidamente el sistema, sus aspectos ambientales están identificados, el personal formado, … y ahora toca empezar a funcionar con él.

Primer paso: conocer el peso que tienen tus aspectos ambientales para saber en dónde debe priorizar sus actuaciones. Para ello va a evaluarlos con una estupenda sistemática que ha desarrollado… Procede y… ,oh, no!… ¡le salen un montón de aspectos significativos!… ¡Esto no puede ser!… ¡Hay que cambiar estos resultados!… La empresa tiene que parecer excelente. Que salgan más de 3 o 4 aspectos significativos, no es posible…

… ¿Y entonces? ¿qué hacemos?… Ya está!… ¡Hay cambiar los criterios de evaluación! Hay que definir nuevos criterios, variar los rangos de puntuación,… lo que sea, con tal de que parezca que somos lo mejor, de lo mejor, en gestión ambiental.

¿Te suena? ¿Lo has vivido directa o indirectamente?… ¿Has optado alguna vez por dar rápidamente marcha atrás y modificar todo un procedimiento con tal de que apenas salgan un par de aspectos ambientales relevantes? ¿Has tirado abajo tu sistemática por “salir guapo” en la foto de auditoría?

Situaciones como estas, doy fe de que, “habelas, hainas” (como dicen en mi tierra), y déjame que te diga que ¡es un error garrafal!

Preocuparnos más por el hecho de que nuestros registros ofrezcan una “buena imagen” de nuestra gestión, que por sacar partido de toda la información que nos reportan esos mismos registros, es privar a la empresa de los beneficios más importantes de la gestión ambiental.

¿Dejas en manos del azar tu selección de aspectos significativos?

evaluación de aspectos ambientales

Sigue leyendo

Anuncios

OBSOLESCENCIA PROGRAMADA: ¿Es lícito diseñar para contaminar?

Seguro que en alguna ocasión has pronunciado aquello de “las cosas ya no duran como antes”, o puede que, por la avería de una pequeña pieza en algún aparato, te hayas visto obligado a deshacerte de él sustituyéndolo por uno nuevo, porque tal y como te dijo el técnico “sale más rentable comprar uno nuevo que arreglar este” (¿rentable?… ¿para quién?…). Puede incluso que ni siquiera tuvieras posibilidad de elegir entre arreglarlo o adquirirlo nuevo, porque el propio fabricante ya no daba la opción de conseguir piezas de recambio y puede que, al igual que la gran mayoría, hayas llegado a asumir que estas situaciones son normales, propias del mercado,… ¿será que no sabemos fabricar cosas que duren?

A mí, estas situaciones, me producen verdadera frustración. Verme obligada a tener que desechar como residuo algo que está en buenas condiciones de uso y bien cuidado, consciente de que es una situación provocada por una parte del mercado que se empeña en imponerme el SUPRACONSUMISMO y sabiendo que nuestros sistemas productivos podrían fabricar productos mucho más duraderos pero que no se hace porque no interesa.

Detrás de todo esto está ese “oscuro” concepto de la Obsolescencia programada, del que todos somos víctimas, y que se ha convertido en el motor de nuestra sociedad de consumo.

Pero no creas que esta práctica es algo nuevo. La obsolescencia programada ya viene de muy lejos, por lo menos de hace casi un siglo (ahí es nada!), y lo que ha ocurrido es que cada vez se ha ido aplicando a más y más productos. Te sorprenderá saber ¡la gran diversidad de productos que la llevan impresa en su diseño!.

¿Comprar con garantía de autodestrucción?

obsolescencia programada

Sigue leyendo

6 errores fatales que debes evitar para que tu Gestión Ambiental alcance el éxito

Ya lo he dicho muchísimas veces (y no, no me cansaré de repetirlo!…), la gestión ambiental aporta importantes beneficios a las organizaciones, incluyendo, por supuesto, los económicos. El vehículo que normalmente utilizamos para implementar este tipo de gestión son los Sistemas de Gestión Ambiental, una potente herramienta que nos lleva a alcanzar todas esas bondades que la gestión de este aspecto de nuestra empresa puede llegar a reportarnos.

Pero el éxito de la gestión ambiental, la consecución de esas ventajas, depende de muchos aspectos, y hay errores, tristemente frecuentes, que acaban tirando por la borda todo su potencial. Además de procedimentar adecuadamente determinados aspectos de tu organización y cubrir los distintos requisitos que te exija el estándar que hayas tomado de referencia (si es que te has decidido por una gestión ambiental guiada y certificable), hay otros puntos que debes tomar en cuenta para que esa gestión se convierta en la potente herramienta de mejora que puede llegar a ser.

Si te has propuesto optimizar la gestión de tu empresa incorporando la gestión ambiental en su estrategia, y quieres extraerle el máximo beneficio, deberás evitar a toda costa caer en estos errores para poder alcanzar tus objetivos y poder percibir, en poco tiempo, los retornos de tu inversión.

Si has implantado un sistema de gestión ambiental, y lo único que has obtenido de él es un bonito certificado que cuelga en el hall de tu empresa, seguro estás cometiendo alguno de estos errores que impiden su correcto funcionamiento.

Aquí tienes los seis errores más comunes y que deberías evitar para que tu gestión ambiental funcione y aporte valor a la empresa, mucho más allá de una mera Certificación ¿Quieres conocerlos?

¿Por qué mi gestión ambiental no me aporta beneficios?

errores-en-gestion-ambiental

Sigue leyendo

El “fraude” de la Certificación Ambiental

Si tu actividad profesional tiene algún tipo de relación con la gestión ambiental en las organizaciones, bien porque pilotes esta área en tu empresa, porque seas integrante del equipo que lo gestiona, porque te dedicas a la consultoría en este campo, porque eres auditor de sistemas o porque trabajas para alguna certificadora, estoy segura que lo que te voy a contar, no sólo no te sonará a chino, sino que es muy probable que, de una forma u otra, lo hayas vivido directa o indirectamente, y que tengas experiencias similares a las mías o conozcas o sepas de sitios donde esto es una realidad.

Desearía estar totalmente equivocada en este asunto, y que para nada se estuvieran dando estas circunstancias que voy a relatar, en el mundo empresarial de hoy día, pero la experiencia, tristemente, me dice que no, que esta situación parece ser la tónica habitual en un gran parte del sector y que corremos el riesgo de que acabe siendo representativa de la realidad en la gestión ambiental.

Un gran error que se comete cada vez más en esta área, con orígenes y responsabilidades en las distintas partes que intervienen, y que quiero sacar a la palestra, quizá a modo de “denuncia”, quizá para que alguien me convenza de lo contrario. Así que, si tu experiencia en estas lides demuestra que estoy totalmente equivocada, por favor, házmelo saber!!!

¿Cuánta verdad hay detrás de los sellos de gestión ambiental?

certificacion-ambiental

Sigue leyendo

LO QUE ME MOLESTA DE LA ECONOMÍA CIRCULAR

En la televisión, en la prensa, en la redes sociales, cualquiera de los medios de información que suelo consultar, últimamente parecen invadidos de un nuevo concepto al que llaman ECONOMÍA CIRCULAR.

Se muestra como nuevo “invento” al que proclaman como la solución a muchos de los problemas ambientales del planeta. La gran solución que restaurará el equilibrio perdido entre hombre y naturaleza.

La economía circular, se ha convertido en la palabra de moda, definida como el “último grito” en estrategias económicas y de gestión, en contraposición al modelo de economía lineal, predominante hasta ahora.

Su objetivo es “que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantenga en la economía durante el mayor tiempo posible, y que se reduzca al mínimo la generación de residuos”, según la propia Fundación para la Economía Circular. Se basa, principalmente, en el principio de ‘cerrar el ciclo de vida’ de los productos, es decir, convertir los hasta ahora considerados residuos, en nuevas materias primas.

Así, con este nuevo modelo de economía, los productos deben ser ya diseñados para poder ser reutilizados y reciclados al final de su vida útil. La aplicación del, más que conocido, Ecodiseño, juega un papel fundamental dentro de la economía circular, pues los productos ya deben estar concebidos desde su origen como elementos en los que, desde la primera pieza hasta la última, pueden reutilizarse o reciclarse una vez terminada su vida útil.

Pues parece cierto que, esto de la economía circular, es una buena herramienta de cara a reducir el fuerte impacto que nuestro modelo de desarrollo actual está causando en el planeta. Dar el paso hacia un nuevo modelo económico que utilice y optimice los materiales y residuos, dándoles una segunda vida, sin duda, es un buen paso. Pero, siendo sincera, hay algún aspecto de este nuevo concepto que no me acaba de convencer.

Economía circular: ¿Economía y Medio Ambiente caminando juntos?

economia-circular

Sigue leyendo

¿EN QUÉ EQUIPO JUEGA LA ADMINISTRACIÓN AMBIENTAL?

Desde mis inicios profesionales he “sufrido” con gran satisfacción un gran crecimiento y desarrollo de la legislación ambiental en nuestro país. “Sufrido” porque me ha tocado en muchas ocasiones, en las empresas que he estado, pilotar la lucha, a veces demasiado en solitario, por el cumplimiento estricto de esa nueva legislación, que a veces, se da de bruces con los intereses económicos de la organización a la que representas. Pero muy satisfecha, porque tanto como profesional de esta área, como persona preocupada y comprometida con la protección ambiental, considero que esta reglamentación es indispensable para alcanzar ese desarrollo sostenible que, cada vez más, muchos reclamamos para nuestra sociedad.

Sin embargo, y a pesar de que la normativa ambiental va aumentando y perfeccionándose continuamente, la aplicación de ésta, creo que sigue siendo bastante deficiente. Si lo que buscamos es prevenir daños al medio ambiente y garantizar unos niveles aceptables de protección de éste, intuyo, viendo a mi alrededor, que más que la promulgación de nuevas normas más exigentes, habría que asegurar la aplicación efectiva de las que ya existen y están en vigor.

En este terreno juega un papel fundamental la función de inspección que tiene que desempeñar la Administración ambiental. En sus manos está verificar y exigir el correcto cumplimiento de los requisitos legales destinados a modificar las prácticas y pautas empresariales responsables del deterioro ambiental.

Doy fe de que esta labor de inspección se realiza, y a veces, incluso, intensamente. Pero ¿es realmente efectiva tal y como se está llevando a cabo? ¿está bien enfocada esa labor de inspección ambiental desempeñada por la Administración?.

Desde la experiencia he ido sacando mis ideas sobre este tema y tengo mis propias teorías sobre lo que está fallando.

¿Vigilamos a quién debemos?

Inspeccion ambiental

Sigue leyendo

SOBRE LA INJUSTA “MALA FAMA” DE LOS SISTEMAS DE GESTIÓN

ISO 9001, ISO 14001, OHSAS, EMAS, ISO 5001, ISO 22000, ISO/TS 16949, …  y otros muchos referenciales para la implantación de Sistemas de Gestión, están concebidos como herramientas para las empresas, que ayudan a mantener y mejorar los niveles de eficiencia en las distintas áreas a las que se refieren (Calidad, Medio Ambiente, PRL, Energía, Seguridad Alimentaria, …). Nos ofrecen, todas ellas, la posibilidad de trabajar mejor, ni más, ni menos.

La metodología, la sistemática, el orden, la trazabilidad, la medición, el seguimiento, … son elementos que constituyen la base de estas normas y que contribuyen claramente, y de forma decisiva, a incrementar la eficiencia y eficacia de nuestros procesos productivos.

Todas aportan útiles para reducir costes, innovar, fiabilizar nuestros productos, controlar los riesgos, mejorar el ambiente de trabajo y optimizar nuestros recursos. Todas producen ahorros y facilitan el trabajo, y sin embargo, a pesar de que nos ayudan a ser mejores, la mayor parte de las organizaciones siguen viéndolas aún, como un “marrón” que es necesario soportar para continuar en el mercado, una carga inherente al desarrollo de una actividad empresarial en la sociedad actual o, como todo lo contrario al objetivo principal de éstas, como puro papeleo que complica el trabajo en la empresa y compromete su productividad.

Llama la atención una divergencia tan pronunciada entre la concepción y la percepción. ¿Por qué un elemento creado para ayudar y mejorar acaba siendo visto como una barrera en nuestra actividad?. ¿Son los sistemas de gestión una mera cuestión de papeleo o somos nosotros mismos los que limitamos su utilidad?.

Me declaro fan incondicional de los Sistemas de Gestión, adepta de la mejora contínua, y siendo tan clara para mí la gran utilidad de estos elementos en las organizaciones, me pregunto a menudo el porqué de esta controversia, qué es lo que lleva a que se infravaloren estas, en mi opinión, preciadas y valiosas herramientas y por qué razón, siendo sus cualidades tan patentes para mí, no parece ser siempre así en el entorno empresarial.

¿Falla la herramienta, o hacemos un mal uso de ella?

mal_uso_herramienta

Sigue leyendo